Tratamiento de Ludopatía en Valencia

El juego compulsivo es una enfermedad grave que puede destruir vidas por completo. Aunque el tratamiento de la ludopatía puede ser difícil, muchos jugadores compulsivos han encontrado ayuda y han logrado dejar de jugar a través de un tratamiento profesional.

Si sientes que estás perdido y quieres recuperar tu vida contáctanos. En NO-A contamos con un equipo de terapeutas especializados en el tratamiento de la ludopatía en Valencia.

      Desde que se reguló en junio de 2012, el juego online no ha dejado de aumentar en España hasta el punto que sólo las tragaperras le hacen sombra a la hora de crear nuevos ludópatas. Cada vez se apuesta más dinero, cada vez juega más gente y cada vez las casas de apuestas gastan más en publicidad.

      La familia debe entender que se trata de una enfermedad y asumir la responsabilidad de acompañar y ayudar al paciente en el proceso del tratamiento.

      Es importante tener en cuenta que ninguna persona se vuelve un jugador patológico o compulsivo desde un inicio, y que es un hecho que nadie comienza a jugar con la intención de convertirse en un adicto. Sin embargo, el poder de atracción y adicción de este mundo es muy alto, y es muy fácil caer en la adicción aunque se piense que «se tiene todo controlado».

      Si existen indicios razonables de ser adicto al juego, o en caso de sospecha, acudir a profesionales especializados en adicciones es lo mejor que puedes hacer.

      Es difícil que un ludópata pueda dejar de jugar sin recibir ayuda profesional, por mucha fuerza de voluntad que tenga o declare tener.

      Muy pocas veces la ludopatía tiene una sola causa o circunstancia que la genere, por lo que requiere de la intervención de terapeutas especialistas que entiendan el por qué y cómo resolverlo.

      Es frecuente que el ludópata tenga ciertas características de personalidad inmadura, miedos, sentimientos de inferioridad y falta de responsabilidad.

      Esta adicción puede provocar un alto grado de ansiedad, nerviosismo, cambios enormes de humor y además suele ir acompañado de alguna de las sustancias adictivas más comunes (alcohol, cannabis o cocaína, entre otras).

      En los casos más graves, que por suerte no suelen ser los más comunes, los adictos pueden llegar a plantearse incluso el suicidio.

      Desde el Centro ofrecemos un programa terapéutico integral, desarrollado por profesionales con experiencia cuya finalidad es ayudar al paciente a dejarlo para siempre, así como asesorar a las parejas, familiares e hij@s del paciente sobre cómo actuar.

      ¡Podemos ayudarte! ¡Contáctanos!

      ¿En qué consiste la Ludopatía?

      La ludopatía se refiere a la adicción patológica a los juegos de azar. Quien la padece experimenta un deseo compulsivo por apostar, sin importar las posibles consecuencias (incluso aunque ya las haya padecido antes). Para el ludópata, o adicto al juego, arriesgar la estabilidad laboral, familiar y económica pierde toda preocupación cuando está jugando.

      La ludopatía es una adicción porque, al igual que el resto de drogas y adicciones, estimula ciertas zonas del cerebro relacionados con la ilusión de una recompensa. Como resultado, el adicto al juego busca volver a experimentar una y otra vez esa sensación. No le importa si ha de hacerlo a escondidas, si ha de utilizar el patrimonio familiar, si se endeuda, roba o comete fraudes para lograr su objetivo. El problema con la adicción a los juegos es que no solo desencadena un comportamiento errático y repetitivo, sino que también da lugar a la pérdida de dinero por efecto de apuestas. Esto conlleva una situación en el entorno cada vez más inestable.

      El juego puede ser presencial (casinos, salas de apuestas deportivas, máquinas tragaperras…), pero también virtual, lo que lo hace más difícil de controlar debido a la facilidad de acceso. No-A cuenta con profesionales especializados en la adicción al juego.

      Tratamiento de Ludopatía en Valencia

      NO-A: Especialistas en el tratamiento de la Ludopatía

      ¿Cómo identificar a un adicto al juego? Estos son los patrones comunes:

      • Aunque al inicio el ludópata se oculte, por ejemplo, apostando por Internet, más temprano que tarde acabará descubriéndose.
      • Su compulsión lo vuelve descuidado, ya que le es imposible ocultar su adicción, y se verá reflejado en sus intereses y comentarios, como por ejemplo planificar cómo ganar en un juego o apuesta.
      • Es posible que recurra al robo o fraude o involucre a otros en resolver sus problemas económicos. Sumando a esto, incrementará la cantidad de dinero que apostará, y aunque trate de controlar su compulsividad, es muy difícil que lo controle.
      • Comportamientos irritables, mal humor o incluso ira.
      • Por otra parte, el juego es también una válvula de escape a problemas de la vida, pero también a la depresión, ansiedad, culpa, entre otros.
      • Recurrirá primero a pretextos, después a mentiras para no decir cuánto ha apostado (perdido), que puede ser todo su patrimonio, o comprometerlo por completo.
      • Descuidará sus relaciones personales, el trabajo o cosas que antes le interesaban, como hobbies o actividades físicas.

      ¿Cómo empezar a tratar la adicción al juego?

      Existen diversas medidas que podemos realizar para tratar la adicción al juego, algunas son las siguientes:

      • Matricularse voluntariamente en el Fichero Eficaz (para evitar los créditos rápidos).
      • Matricularse voluntariamente en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego.
      • Trabajar con otro tipo de actividades recreativas y saludables.
      • Terapia psicológica, individual, de pareja o familiar, a fin de guiar al paciente y evitar recaídas.
      • Reestructura de cómo será la economía de su hogar.
      • Evitar las redes sociales y canales relacionados con el juego.
      • Bloqueo del acceso a los portales de las páginas de juego en Internet.
      • Limitación o restricción al dinero.
      • Evitar la caída en otro tipo de adicciones (alcohol, drogas).
      • Valoración psicológica por un profesional.

      ¿Cómo podemos ayudar a un ludópata?

      La ludopatía, al igual que ocurre con otras adicciones, no solo afecta a quien la padece, sino a quienes le rodean: amigos, familia, entorno laboral… Muchas de estas personas están genuinamente preocupadas por la adicción al juego que padece la persona afectada y se preguntan cómo ayudarlo. Para empezar, debes admitir que esa persona tiene un problema y hay que ser empático (esto no significa darle dinero para que siga su adicción).

      Para ello, al hacerle preguntas sobre cómo se siente respecto al juego, le ayudará, pero más que nada hay que saber escucharle. Si es posible, dile cómo es que su adicción se relaciona con otros problemas que se le han presentado. A continuación, es bueno acompañarle a su sesión de terapia psicológica (en NO-A contamos con terapias familiares y de pareja). Este respaldo será valioso para su recuperación. Por otra parte, ayudarle a encontrar otro tipo de intereses y cosas nuevas, distintas al juego, también ayudará. Acudir a los grupos de autoayuda también te servirá para tener más herramientas y ayudar a quien padece la ludopatía.

      ¿Qué consecuencias tiene la ludopatía a largo plazo?

      Como mencionamos antes, la persona adicta al juego tenderá, primero, a la mentira, después al fraude y después a decepcionar a sus seres queridos. Perderá poco a poco las relaciones importantes en su vida, así como su trabajo y/o oportunidades académicas. Se va a enfrentar a problemas económicos porque las deudas crecerán poco a poco o en forma desproporcionada, pudiendo ponerse en peligros legales si recurre a préstamos con entidades financieras u otras personas.

      Las discusiones serán cada vez más frecuentes por su conducta y las consecuencias que acarrea; además de que su carácter se volverá irritable e incluso intratable. Se convertirá en una persona que miente y manipula, que discute violentamente, que solo vive por y para el juego. Al mismo tiempo, dejará de atender económicamente su hogar o de realizar los pagos correspondientes a la manutención del mismo o de su familia. Esto lo llevará a endeudarse, incluso a perder parte de su patrimonio o todo el patrimonio, a tener problemas económicos o legales por endeudamiento.