Adicciones

JUEGO PATOLÓGICO, LUDOPATÍA Y DELINCUENCIA

By 1 diciembre 2018 No Comments
adiccion-juego

El juego patológico

 

El juego patológico, popularmente conocido como ludopatía, es un trastorno adictivo caracterizado por conductas problemáticas alrededor del juego que afectan la vida personal, laboral y social.  Actualmente la adicción a las apuestas deportivas en Valencia están desbancando totalmente al adicto de máquinas tradicionales. Y lo que es más importante: los adictos a las apuestas de hoy tienen 15 años, impensable año atrás. Absolutamente necesarios en Valencia centro de desintoxicación.

Tradicionalmente había sido considerado como un trastorno de control de impulsos, pero desde la publicación del DSM-5. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association, APA), en la que se ha creado una nueva categoría dentro de las Adicciones denominada «Trastornos no relacionados con sustancias», el juego patológico es considerado una trastorno adictivo más.

Las adicciones no se limitan a las conductas generadas por el consumo incontrolable de sustancias (por ejemplo: cannabis, anfetaminas, cocaína, opiáceos, cafeína, nicotina o alcohol), sino que existen hábitos de conducta aparentemente inofensivos que, en determinadas circunstancias, pueden convertirse en adictivos e interferir gravemente en la vida cotidiana de las personas afectadas. Así la ludopatía se convierte en la adicción conductual por excelencia.

El DSM-5 considera que nos encontramos ante un trastorno de juego patológico cuando se dan 4 o más criterios de los siguientes durante los últimos 12 meses:

1.- Necesidad de jugar cantidades crecientes de dinero para lograr la excitación deseada.
2.- Está inquieto o irritable cuando intenta interrumpir o detener el juego.
3.- Ha efectuado reiterados esfuerzos no exitosos para controlar, interrumpir o detener el juego.
4.- Está frecuentemente preocupado por el juego de apuestas (Ej.: pensamientos persistentes de revivir experiencias pasadas, planear la próxima sesión, pensar maneras de obtener el dinero para apostar).
5.- Juega frecuentemente cuando se siente con distrés (ej: desesperanzado, culpable, ansioso o deprimido).
6.- Después de perder dinero en el juego, vuelve con frecuencia otro día para intentar recuperarlo (rescatar o cazar (chasing) las propias pérdidas).
7.- Miente para ocultar su grado de implicación en el juego.
8.- Ha arriesgado o perdido relaciones interpersonales significativas, oportunidades de trabajo y educativas o profesionales debido al juego.
9.- Confía en que los demás le proporcionen el dinero que alivie la desesperada situación financiera causada por el juego.

 

La relación del juego con la delincuencia

La relación de la ludopatía con la delincuencia ha venido siendo analizada en diferentes estudios. Ciarrochi y Richardson (1.989) concluyeron que el 40% de los jugadores patológicos habían tenido problemas con la justicia. En España estudios como el del Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología (Boletín criminológico nº 63 Enero-Febrero 2003), revelan la relación directa de la adicción al juego patológico con la comisión de delitos para poder financiar el juego.

A medida que la adicción se consolida y las deudas adquieren un mayor volumen, el jugador se muestra incapaz de regular su conducta con arreglo a sus propios principios morales y comienza ya a cometer delitos con frialdad y sin muestras claras de arrepentimiento: en la familia, puede coger dinero o vender joyas o bienes del patrimonio familiar; en la empresa, puede cometer apropiaciones indebidas o realizar operaciones financieras fraudulentas; y en la calle, puede implicarse en estafas o incluso, en los casos más extremos, en hurtos o robos con intimidación (Delgado y Rodríguez-Martos, 1994)

Estafas, apropiaciones indebidas, hurtos, robos con fuerza en las cosas son tipos delictivos en los que un ludópata es muy previsible que caiga. La compulsión por el juego, la necesidad de jugar de nuevo, la obsesión por recuperar las perdidas, el malestar físico y psíquico de la abstinencia al juego, alteran la voluntad y la capacidad de discernir del sujeto, que le lleva a la comisión de ilícitos penales, ya sea con una planificación o respondiendo a estímulos inmediatos.

 

La ludopatía como atenuante de la responsabilidad penal

 

Los ludópatas se dan cuentan de la incorrección de lo que hacen, pero, al ser dependientes del juego y tener restringidas sus funciones volitivas, se muestran incapaces, al menos parcialmente, de adecuar sus conductas a los principios legales. Por ello, se ha considerado en estos casos la atenuante analógica como una circunstancia modificativa de la responsabilidad penal, en la medida en que afecta negativamente a las facultades volitivas del sujeto, al interferir en el pensamiento reflexivo y en el sistema de creencias, distorsionar la percepción de la realidad y alterar el sistema motivacional y de afectos (Esbec y Delgado, 1998).

En general, los tribunales, una vez probada la existencia del trastorno por medio de los dictámenes periciales y determinada la vinculación del hecho delictivo con la patología, tienden a aplicar la atenuación analógica a la ludopatía, lo cual es conforme a la jurisprudencia establecida por el Tribunal Supremo, basada en la dificultad del ludópata para ajustar su conducta a las normas establecidas. Pero nada impide que en situaciones concretas algunas sentencias hayan considerado el juego patológico como una eximente incompleta, disminuyendo de una manera muy considerable la penalidad

 

La asesoría jurídica de NO-A Adiccones

 

Por esta relación directa entre las adicciones y el código penal, en NO-A Centro de Tratamiento de Adicciones en Valencia, contamos con un departamento de asesoría jurídica, que asesorará al usuario como asumir la relación con la justicia y de igual manera, contamos con colaboradores con una amplia experiencia en el campo de la asesoría fiscal, ya que es una evidencia, los problemas económicos y en el patrimonio personal y familiar que aparecen alrededor de la adicción.

Leave a Reply

Estamos en VALENCIA (España)